BLANQUEAMIENTO DENTAL

El Blanqueamiento Dental es uno de los tratamientos estéticos más solicitados por los pacientes, ya que tiene la virtud de realzar la belleza natural de los dientes.

El blanqueamiento dental consiste en aclarar el tono de los dientes, mejorando su apariencia y acentuando su belleza natural, para conseguir una sonrisa más atractiva.

Está indicado para disminuir el tono propio de los dientes y en los casos que se ha obscurecido o pigmentado la estructura dental.

Los dientes se manchan y obscurecen por múltiples causas. Las más comunes son el consumo de bebidas coloreadas (café, té, refrescos, vino tinto), fumar, traumatismos y el propio envejecimiento de los dientes. El blanqueamiento dental contribuye a que no se obscurezcan tan fácilmente y se mantengan blancos por más tiempo.

PROCEDIMIENTO:

Previo a cualquier blanqueamiento es importante hacer una valoración para saber si el paciente es candidato al procedimiento. Además, se sugiere realizar antes una limpieza dental profesional para eliminar sarro y manchas superficiales presentes, favoreciendo con esto los resultados del blanqueamiento dental.

El blanqueamiento se lleva a cabo mediante la aplicación de peróxidos para uso odontológico, liberando oxígeno en el diente y promoviendo que se aclare su estructura desde el interior. El procedimiento es seguro y no requiere ni provoca desgastes en el esmalte dental.

Los dientes blancos siempre han sido considerados como sinónimo de limpieza, belleza, juventud y salud.

Preguntas Frecuentes

Es un tratamiento dental estético que logra reducir varios tonos el color original de las piezas dentales, dejando nuestros dientes más blancos y brillantes. El blanqueamiento dental lo realizamos tanto en clínica como ambulatorio y tanto de dientes vitales como no vitales. Estos tratamientos deben ser realizados bajo la prescripción de un odontólogo (sobre todo por las concentraciones de los principios activos) y no deben ser usados inadecuadamente, ya que algunos especialistas alertan sobre el posible daño a las piezas dentales. Además hay que estudiar el tono de color del diente, si es normal o patológico y explicar al paciente las posibilidades reales de blanqueamiento que hay.

Lo más habitual es utilizar una técnica mixta, es decir, con tratamiento en la clínica y en casa. En la clínica se aplica el producto blanqueante en alta concentración, que se activa mediante la aplicación de una lámpara de luz fría. Para ello es necesario proteger las mucosas y las encías utilizando un protector gingival y los ojos con unas gafas especiales. Normalmente requiere de una o dos sesiones de aproximadamente 1 hora, con las que el paciente ya ve cambios significativos. Luego, hay que hacer el blanqueamiento ambulatorio en casa durante unos 7-10 días en la que se aplicará el producto blanqueador durante unas horas al día según las indicaciones del odontólogo Al finalizar el tratamiento re revisa el estado y el color de los dientes, comparando mediante fotografías y una guía de colores el resultado obtenido. Se concluye con una aplicación de flúor para reforzar el esmalte.

No porque es un tratamiento mínimamente invasivo supervisado en todo momento por un especialista.

En cuanto a la duración del efecto blanqueador, depende en gran medida del tipo de alimentación que siga el paciente tras el tratamiento pudiendo durar unos 3 años. Así, en una persona fumadora, que bebe vino y toma café regularmente, el efecto del blanqueamiento se perderá con más rapidez.

En algunos casos puede puede presentarse sensibilidad dental y/o irritación gingival que desaparecen cuando se deja de usar el producto blanqueador.

La utilización de carillas o coronas es la mejor solución en casos de tinciones patológicas del diente, sobre todo aquellas provocadas por tetraciclinas.

No, en este caso lo mejor sería realizar un blanqueamiento y luego cambiar los empastes

No. El blanqueamiento es una técnica estética y en ningún caso sustituye a una limpieza bucal

Es lógico pensar que será preciso evitar los alimentos y las bebidas que producen una mayor coloración en el esmalte, como la cola,  el café y el té, el vino tinto o el arroz negro. Además, en el caso de las personas fumadoras, es recomendable aparcar este hábito al menos durante el tratamiento.

Aviso Legal. Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar