BRUXISMO

El bruxismo es el hábito que consiste en apretar y rechinar los dientes unos contra otros. Por lo general es un hábito inconsciente, ya que lo hacemos mientras estamos durmiendo, y provoca, por tanto, que las superficies de los dientes se vayan desgastando con el paso del tiempo, perdiendo su anatomía original, de tal forma que éstos se van haciendo cada vez más pequeños y planos. Además, puede ocasionar otros síntomas como dolor en los músculos faciales cuando nos despertamos, sensibilidad dental, dientes astillados, prótesis dentales desgastadas o problemas en la articulación mandibular.

El tratamiento del bruxismo consiste en confeccionar una férula de descarga que es una pequeña prótesis elaborada a medida de tus dientes que se debe colocar todos los días antes de dormir. Con ello, evitaremos que los dientes choquen unos contra otros evitando así su desgaste, redistribuiremos las fuerzas de la masticación y también nos servirá para relajar la musculatura facial y proteger la articulación mandibular. Además de la férula, en ocasiones pueden ser necesarios leves ajustes mediante nuevas restauraciones y prótesis o tallado selectivo de algunos dientes. En casos más severos es necesario realizar una rehabilitación bucal con coronas protésicas que recuperen la dimensión vertical.

Preguntas frecuentes sobre bruxismo

Una de las causas que pueden originar el bruxismo es una alteración de la oclusión dental y otra se debe a alguna clase de manifestación psicosomática. Cabe destacar que el estrés suele ser un síntoma común a las personas que sufren bruxismo.

El dentista es quién, mediante las visitas periódicas, diagnostica el bruxismo por el evidente desgaste de los dientes producido por la presión de las mandíbulas mientras se está durmiendo, una presión mucho más fuerte que la que realizamos cuando estamos despiertos. Los dientes y las prótesis dentales pueden verse directa y gravemente afectados, así como las mandíbulas y otras zonas del rostro, que pueden estar doloridas.

Dadas sus características, el bruxismo no se puede tratar, auque sí los daños derivados de la enfermedad, que en algunos casos pueden llegar a prevenirse. Las denominadas férulas de descarga o placas oclusales son una buena solución para reducir o prevenir el desgaste dental. Las tensiones de los músculos de la masticación podrían reducirse mediante algún relajante muscular. Por último, si el paciente padece problemas infecciosos o estéticos, se puede optar por la reconstrucción con prótesis fijas.

Según los estudios realizados hasta el momento, el 80% de las personas que padecen bruxismo manifiestan la afectación mientras duermen y, generalmente, no rechinan los dientes durante el día (no podemos incluir en este porcentaje personas en coma o que padecen alguna enfermedad neurológica particular). El resto de afectados también suelen apretar o rechinar los dientes durante el día cuando no están ni masticando, ni tragando ni hablando (es decir, cuando no están llevando a cabo ninguna actividad parafuncional), lo que también conlleva un desgaste importante.

El bruxismo puede manifestarse de forma temporal y episódica, por lo que no puede considerarse una afectación crónica.

Efectivamente, los dientes de leche se ven con frecuencia afectados a causa del bruxismo.

El bruxismo puede generar desgaste, retracción de las encías, fracturas en los dientes, pérdida de tejidos dentales (con el consecuente riesgo de infección) y dolores en las articulaciones y los músculos. Esta enfermedad también provoca dificultades para masticar, hipersensibilidad al frío y al calor, cambios las articulaciones temporomandibulares, cefaleas y dolores cervicales, así como afectaciones estéticas en el rostro y la sonrisa.

Aviso Legal. Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar