PREVENCIÓN

Para tener un enfoque preventivo recomendamos revisiones como mínimo una vez al año con el objetivo de evitar y/o detectar la aparición de problemas que requieran tratamientos más complejos y difíciles haciendo su experiencia en nuestra clínica mucho más agradable. En caso de padecer enfermedad periodontal, llevar implantes u/o prótesis, deberá tener un mayor control acudiendo a visitas cada 6 meses para mantenerlos en condiciones optimas y garantizar su longevidad.

Evita las enfermedades gracias a nuestro programa de higiene profesional. Una sesión mínima al año es el complemento idóneo a la higiene diaria. Durante las sesiones de limpieza te enseñaremos además como cepillarte correctamente, que tipo de cepillo dental es el mas recomendable, a utilizar la seda o cinta dental y te asesoraremos sobre otros utensilios que se pueden emplear para que tu boca y dientes están en perfecto estado. En definitiva, ¡cuidamos y nos comprometemos con la salud bucal de todos los miembros de su familia!

Consejos sobre prevención dental

Debemos cambiar la mentalidad e ir al dentista como mínimo una vez al año a una revisión y eliminación de placa dental bacteriana que se acumula entre los dientes. Una persona sana no debería esperar a tener algún problema o a sentir dolor. Mantener unas pautas de prevención como una adecuada higiene diaria y una visita al dentista para una higiene profesional puede evitarnos muchos problemas en el futuro.

Lo cepillos de dientes deben ser de dureza media a blanda puesto que si son muy duros pueden desgastar el esmalte de los dientes. No es necesario ni usar cepillos muy duros ni apretar mucho el pillo para conseguir una buena higiene. A veces, con la voluntad de obtener un buen cepillado se ejerce una presión mayor sobre los dientes y encía y podemos llegar a lesionar la encía. Normalmente, la utilización de cepillos blandos está indicada en pacientes a los que se les ha realizado algún tipo de cirugía y este tipo de cepillo hace que el lavado de los dientes sea más llevadero. Por lo general, los cepillos duros se desaconsejan ya que su uso prolongado en el tiempo, puede provocar alteraciones a nivel gingival, por lo que la elección generalmente será la de una dureza media. Aún así, en caso de duda, siempre es aconsejable consultar al especialista.

Si no existe ninguna patología de base, deberíamos ir al dentista para una higiene profesional al menos una vez al año. En función del nivel de riesgo y de higiene se recomienda de dos a tres veces al año. A cada persona se le marca la periodicidad más adecuada para su caso particular. Una higiene profesional debe complementarse con una buena higiene diaria.

Sí que hay diferencias, pero ocurre lo mismo que con los colutorios. Lo importante es la limpieza mecánica. La composición de los dentífricos no es de gran ayuda para la higiene bucal. Sí que algunos con su composición rica en flúor ayudan a prevenir las caries.  También hay otros específicos para la sensibilidad térmica o para la falta de salivación. A la hora de elegir un dentífrico es conveniente dejarse aconsejar por el especialista. Existen numerosas pastas de dientes que pueden ayudar al paciente en un momento determinado debido al estado de su salud bucodental.

Es recomendable usarlo sobre todo en niños porque protege de las caries. Afortunadamente la incidencia de caries ha bajado mucho en nuestro país gracias a que en muchas zonas de España el agua corriente es fluorada y a que ahora todas las pastas de dientes llevan flúor.

En la mayoría de los casos, si la técnica de cepillado es correcta, podemos conseguir una buena higiene oral con un cepillo convencional. Es más eficaz, emplear el tiempo necesario, a menos dos veces al día sin descuidar ninguna zona de la boca que usar un cepillo dental eléctrico sin la técnica de cepillado adecuada. Ahora bien, un cepillo de dientes eléctrico es muy útil para las personas que tienen dificultad en controlar los movimientos del cepillo manual o aquéllas que carecen de tiempo y paciencia.

Lo más recomendable es la eliminación mecánica de la placa dental bacteriana con los diferentes instrumentos que disponemos (cepillo, hilo de seda, cepillo interdental, etc). Los colutorios (también conocidos como enjuagues bucales) son una buena ayuda por su composición química pero, a largo plazo, son insuficientes porque los que realmente funcionan, no deben usarse durante mucho tiempo. Un colutorio jamás deberá sustituir al cepillo o seda dental. Habitualmente, se utilizan como ayuda a un tratamiento que se esté realizando. El especialista puede recomendar este tipo de enjuagues en problemas periodontales o halitosis, entre otros. Algunos de ellos llevan en su composición alcohol por lo que su uso no está recomendado. Otros pueden teñir los dientes si se prolonga su uso en el tiempo. Por lo tanto, recomendamos usar los colutorios siempre aconsejado por un especialista.

Los dientes no pueden limpiarse correctamente sólo con el cepillo. Las caras laterales de los dientes precisan de algún tipo de instrumento específico que pueda acceder a ellas. Cuando los dientes están juntos, lo más indicado es el hilo de seda. El hilo de seda es un instrumento muy útil pero requiere destreza, tiempo y paciencia por lo que su uso está menos extendido de lo que sería necesario.

Hay personas que tienen espacios entre los dientes, por desplazamientos de los mismos o por pérdida de encías. En estos casos, para acceder a la cara interna de los dientes es más útil un cepillo de dientes interdental que el hilo de seda. Este tipo de cepillos son fáciles de manejar y permiten completar la higiene que se consigue con el cepillo convencional.

Las mismas que con los dientes naturales: los hábitos de una buena higiene diaria son las mejores medidas preventivas. Pero normalmente las prótesis son más difíciles de limpiar y pueden necesitar aparatos de higiene más sofisticados como la ducha de agua a presión. En las personas con prótesis es especialmente recomendable que se realicen higienes profesionales periódicas. De esta manera, se asegura la limpieza de las zonas a las que es difícil acceder con nuestra higiene habitual diaria. Asímismo los portadores de prótesis requieren unos controles más exhaustivos por parte del especialista en prótesis. El hecho de acudir a las revisiones programadas hará que estas prótesis tengan una vida mucho más larga.

Debemos cepillarnos los dientes todas las mañanas al levantarnos y todas las noches al acostarnos. Si es posible, después de comer a mediodía, es muy recomendable. A la hora de cepillarnos hemos de establecer un tiempo mínimo de cepillado para asegurar que lo hacemos de manera correcta y efectiva. Un minuto y medio como mínimo será suficiente para que nuestros dientes estén completamente limpios. Hay que vigilar el estado de las cerdas de nuestros cepillos dentales, unas cerdas en mal estado harán que nuestro cepillado no sea completamente efectivo. Se recomienda el cambio de cepillo cada 3 meses. La cinta o seda dental se debe aplicar después de cada cepillado, ya que los restos de alimentos no sólo se acumulan sobre los dientes, sino también entre ellos. Utilizar correctamente la seda dental requiere práctica y al principio puede ser un poco desesperante, con la ayuda del dentista y con perseverancia, una vez que se ha aprendido a usar, su aplicación es rápida y sencilla.

Cada vez sabemos más de las relaciones entre las distintas patologías del cuerpo humano y la boca. El proceso inflamatorio, sobre todo el periodontal, es decir, la infección e inflamación de las encías, provoca unos cambios en el organismo que pueden desequilibrar los sistemas de defensa. Esta situación se produce especialmente en pacientes delicados como los diabéticos, ya que se puede desequilibrar el nivel de glucosa, o pacientes con problemas cardiovasculares. La infamación periodontal provoca una estimulación de depósitos de placas de ateroma como reacción de defensa. Estas placas se depositan en los vasos sanguíneos, estrechándolos y aumentando el riesgo de accidentes cardiovasculares.

Aviso Legal. Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar