Las bebidas isotónicas (uso deportivo) y sus efectos dentales

Agua, hidratos de carbono y sales minerales. Con estos componentes, las bebidas isotónicas (bebidas deportivas) garantizan la reposición del agua y las sales minerales que se han perdido durante la práctica de ejercicio. Algunas, además, contienen ácido cítrico, un aditivo capaz de producir hipersensibilidad dental, e incluso caries, según un estudio realizado en la Universidad de Nueva York.

 

«Es la primera vez que el ácido cítrico de este tipo de bebidas se asocia con el desgaste del esmalte de los dientes cuando el consumo de éstas es prolongado», afirma Mark Wolff, responsable del trabajo que se ha presentado durante la reunión anual de la Asociación Internacional de Investigación dental que se celebra durante estos días en Miami (Estados Unidos).

 

Según los expertos, todos los ácidos atacan al esmalte, un tejido más duro que los huesos que recubre la corona de los dientes para protegerlos de las agresiones externas. Primero lo desmineralizan y cuando lo desgastan completamente, la capa que se encuentra debajo, la dentina, queda al descubierto. «Ésta es más blanda y, a diferencia del esmalte, tiene terminaciones nerviosas, por lo que, al quedar expuesta al aire, fácilmente se produce lo que denominamos hipersensibilidad (molestia al tomar algo frío, morder algo duro…). Existe también un mayor riesgo de padecer caries e incluso de destruirse el diente», argumenta el presidente de la Asociación Profesional de Dentistas, Carlos García Álvarez.

Aunque en España el consumo de las bebidas isotónicas (bebidas deportivas) no está muy generalizado, en América, «los niños y los adultos las toman con mucha frecuencia y se ha observado, además, un aumento de los problemas gingivales derivados en los más jóvenes», señalan los autores de la investigación. Por esta razón, decidieron analizar las cinco marcas de bebidas isotónicas más populares en EEUU (Gatorade, Powerade, Propel Water, Vitamin Water y SoBe Life Water), para determinar su pH (cuanto más bajo es, más ácido resulta el producto) y su potencial para dañar el esmalte dental.

Para ello, los investigadores compararon dos grupos de cinco dientes de vaca, cuya superficie es muy parecida a la de los humanos. Parte de la muestra se introdujo en bebida isotónica y el resto en agua entre 75 y 90 minutos. Así, concluyeron que el desgaste y el consiguiente debilitamiento de las piezas dentales era sustancialmente mayor cuando se exponían a este tipo de productos.

En cuanto a los resultados obtenidos después de medir el pH de las distintas bebidas, el doctor García Álvarez comenta: «Me sorprende que las cinco bebidas analizadas tienen un pH bajísimo, entre 2,82 y 3,41. Son productos mucho más ácidos que un limón». Y añade: «Tomar continuamente bebidas con un pH tan bajo deteriora de forma importante los dientes».

Las mejores medidas a tomar para prevenir esta desmineralización son:

  • Tener consciencia sobre los efectos erosivos a largo plazo de estos refrescos procurando reducir su consumo.
  • Enjuagarse la boca después de la ingesta
  • – utilizar productos remineralizantes como el flúor

Extracto de odontología y salud

¿En qué podemos ayudarte?

CV

Aviso Legal. Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar